jueves, 19 de abril de 2012

Wert quiere una subida de un 50% de las tasas universitarias

El ministro se reúne esta tarde con las comunidades autónomas para ajustar medidas en las universidades españolas. La Conferencia General de Política Universitaria tiene entre los puntos del orden del día cambiar las condiciones para el acceso a las enseñanzas universitarias y los procedimientos de admisión. Esto supone una revisión de las tarifas de las matrículas al alza, según fuentes conocedoras del contenido de la reunión, que cifran el aumento en hasta un 50%.

Le toca el turno a las enseñanzas superiores. El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert,se ha reunido esta tarde con las comunidades autónomas para ajustar medidas en las universidades españolas. La Conferencia General de Política Universitaria tiene entre los puntos del orden del día cambiar las condiciones para el acceso a las enseñanzas universitarias y los procedimientos de admisión. Esto supone una revisión de las tarifas de las matrículas al alza, según fuentes conocedoras del contenido de la reunión, que cifran el aumento en hasta un 50%.

Los alumnos universitarios españoles pagan ahora entre 900 y 1.000 euros anuales de matrícula, un 15% del coste del curso, que asciende a unos 6.000 euros. Con el incremento, su aportación ascendería a unos 1.500 euros anuales de cuota máxima, lo que implica subir diez puntos su aportación hasta cubrir una cuarta parte. La previsión de ministerio es fijar una horquilla para que las comunidades decidan qué porcentaje aplicar en función de las circunstancias de su región y de los objetivos del déficit, según ha señalado hoy la secretaria del Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, Montserrat Gomendio. "Todas las propuestas

Otro de los puntos del debate para recortar 3.000 millones de euros adicionales en el presupuesto de Educación es el aumento de las horas lectivas de los profesores universitarios, después de que el ministro de Educación criticara en el último Consejo de Ministros la "ineficacia" que supone que una proporción "muy elevada del profesorado no está investigando ni generando conocimiento".

La Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) ha respondido al ministro que la producción científica española creció un 80% entre 1997 y 2007, hasta constituir "el 3,4% de la producción científica mundial, realizándose dos terceras partes de este porcentaje en las universidades", según señalan en un comunicado, en el que aseguran que España es la novena potencia científica y octava en publicaciones por habitante, "con resultados similares a Japón".

Educación quiere fijar un mínimo de alumnos por titulación como ya han hecho algunas comunidades autónomas. La cifra que se baraja está entre 40 y 50 estudiantes por grupo, según las fuentes consultadas. Según la información que ofreció recientemente el ministro en el Senado, el tamaño medio de un grupo es de 55 alumnos y el 42% de las titulaciones en las universidades públicas no llegaba a ese mínimo en el curso 2008-2009.

Según un estudio de la Fundación BBVA en colaboración con el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) presentado esta semana, un 29% de las titulaciones ofrecidas en 2009-2010 contaban con menos de 40 alumnos por curso, mientras que la media estaba en 94.

En España hay 79 universidades, 50 públicas y 29 privadas, en las que estudian en torno a un millón y medio de alumnos al año. El debate sobre la fusión de las titulaciones es recurrente en los últimos años, aunque en este tiempo la oferta ha aumentado: en el curso 2008-2009 se ofrecieron 2.669 licenciaturas y diplomaturas y en 2011, 2.413 grados y 2.758 másteres oficiales.

La Xunta de Galicia aprobó en diciembre un mínimo de alumnos para sus carreras, entre 45 y 50. Si no lo cumplen dentro de dos cursos, tendrán tres años para captar más estudiantes o deberán presentar un plan de reestructuración. Cataluña ha anunciado una medida similar.

El ministerio anunció el lunes pasado las principales medidas de recorte previstas en la educación obligatoria, dirigidas a reducir las plantillas y a aumentar el número de alumnos por clase. En primaria se pasa de 27 a 30 estudiantes por aula, y de 30 a 36 en secundaria obligatoria. Y se elimina el límite máximo de horas lectivas semanales que imparten los docentes. El mínimo será de 25 horas en primaria (ahora este era el máximo) y de 20 en secundaria (la horquilla iba de 18 a 21).

La propuesta que hoy presenta el ministerio cuenta de antemano con el respaldo de algunas de las comunidades gobernadas por el PP, como La Rioja. Su consejero de Educación, Gonzalo Capellán, ha señalado antes de entrar a la conferencia que las medidas buscan “paliar la situación de déficit” y dejan “un margen importante” a las autonomías. Considera que ampliar la horquilla para que los alumnos paguen más tasas universitarias “no será un problema” para comunidades como la suya. “La Rioja podría no subirla porque tiene una universidad saneada y viable”.

Las comunidades gobernadas por el PSOE, por el contrario, anuncian ya su oposición. El viceconsejero de Universidades del País Vasco, Pedro Luis Arias (PSE) ha señalado también antes del encuentro que su Gobierno no está de acuerdo con que se amplíe al alza esa horquilla porque “muchísimas familias” no van a poder asumirlo y ha pedido un equilibrio “adecuado” entre tasas y becas.

El secretario general de Universidades de Andalucía, Francisco Trigueros, asegura que su Gobierno “no va a participar en la aprobación de subida en las tasas universitarias y, si este aumento del coste fuese aprobado finalmente, los recursos de becas y ayudas al estudio deberán aumentar igualmente”, según ha señalado en un comunicado previo a la reunión. La partida para becas y ayudas que el Ministerio ha aprobado en 2012 para los estudiantes asciende a 1.265 millones de euros, lo que significa 166,4 millones menos que en 2011.

Fuente: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/04/19/actualidad/1334839235_884063.html