lunes, 4 de junio de 2012

Carta abierta a la Plataforma Regional por la Escuela Pública en respuesta a su vergonzoso comunicado


A la atención de la llamada 'Plataforma Regional por la Escuela Pública'

Soy una de las profesoras que será despedida en silencio y “sin sobresaltos” el día 30 de junio, tras siete años de docencia en la pública y tres oposiciones aprobadas, innumerables cursos, años de sustituciones y mucho trabajo, esfuerzo y lucha para ayudar a construir una Escuela Pública digna de mis alumnos.

Jamás hubiera podido imaginar que el despido de la práctica totalidad del profesorado interino, y por tanto el mío propio, y unos recortes históricos por su gravedad dado que ponen en peligro la supervivencia de la Escuela Pública, pudiera dar lugar a un comunicado tan absolutamente vergonzoso y lamentable como este (descarga el comunicado AQUÍ) y a una apatía, desidia e indiferencia sindical tan imperdonable como insultante.

El nivel de ruindad de un comunicado que habla de fin de curso "tranquilo" y "sin sobresaltos" efectivamente no hace referencia al futuro de las familias de los profesores cuyos contratos finalizan el 30 de junio. Para nosotros el sobresalto y la falta de tranquilidad será tan grande como la duda sobre de qué comerán nuestros hijos o cómo pagaremos el alquiler el mes próximo, al siguiente, y al otro. Me parece que los sindicatos se equivocan de plano y estoy convencida de que un error tan lamentable como el que han cometido ya no solo con este comunicado sino a lo largo de todo este curso les pasará factura.

Estos sindicatos domesticados, acomodados, institucionalizados tan poco combativos y tan alejados de la realidad de los centros y de las aulas parecen no haber comprendido que ellos no son los garantes de los derechos de los alumnos ni de las familias, quienes ya tienen sus propios cauces y asociaciones para hacerlos valer. Los sindicatos son, o mejor dicho, deberían ser, los representantes y los defensores de los trabajadores y como tales deberían dejar muy claro que aunque es estupendo contar con el apoyo de las asociaciones de madres y padres en las movilizaciones en defensa de la Escuela Pública hay cosas, como el modelo de huelga más adecuado para defender los puestos de trabajo que ahora mismo peligran, sobre las que estas asociaciones no deberían poder decidir.

Si es FAPA quien exige un fin de curso tranquilo y sin sobresaltos para sus hijos a cambio de su apoyo a las movilizaciones ¿no es esto un chantaje?. Yo como trabajadora deseo esa misma tranquilidad para los míos, y como su bienestar depende de mi puesto de trabajo creo que el deber de mis representantes sindicales es convocar una movilización acorde con la gravedad de la situación de una vez, luchar por nuestros puestos de trabajo con todos los medios a su alcance y no dejar abandonados a los profesores interinos y a nuestras familias a su suerte, como esta "plataforma" ha decidido y anunciado.

Entiendo que consideráis que los que vamos a ser despedidos ya no somos comunidad educativa y que por tanto no debéis preocuparos por nosotros porque pronto ya no os estorbaremos más. Quizá somos tan incómodos porque somos la evidencia de vuestra más estrepitosa inoperancia, falta de estrategia, de compromiso y de lucha. Ahora ya solo somos, o en breve seremos, simples parados; parte de una cifra que no importa demasiado a nadie y de la que por supuesto no tenéis que sentiros responsables. ¿Para qué preocuparse del eslabón más débil e incómodo de esa Escuela Pública que decís defender?

Solo espero que nunca se os olvide que jamás demostrasteis estar a la altura como nuestros representantes y los defensores de nuestros derechos; que nos habéis traicionado, abandonado y olvidado; que nos habéis ofendido con la excusa de que el fin de curso apacible y tranquilo que vendéis en vuestro comunicado es lo que los alumnos, familias y "los profesores" se merecen.

Pues bien, esos profesores amantes de la tranquilidad no son precisamente los que han luchado ni quienes queremos seguir haciéndolo sino los que en su mayoría no hicieron huelga “porque a ellos esto no les afecta”, esos a quienes los interinos y el futuro de la Escuela Pública (incluido el de sus alumnos) no les importa demasiado. Esos que creen que el sindicalismo es llamar a un teléfono para que les informen sobre la jubilación y las licencias.

Si esos son los profesores que de verdad os importan quizá es porque os habéis convertido en unos burócratas, algo que está muy lejos de lo que debería ser la ocupación principal de un sindicato, y porque ellos no os critican en las asambleas ni rompen sus carnets ya que no son afiliados a un sindicato de clase sino a una asesoría jurídica barata. En eso os habéis convertido y para eso habéis quedado.

Por eso no lucharéis ni daréis la batalla en un fin de curso que para mí y otros muchos será tan poco apacible como amargo. ¿Para qué incomodar a "vuestros profesores" por unos cuantos miles de despidos de nada? "Ya se puede asegurar que han existido aspectos muy positivos para la Comunidad Educativa madrileña" asegura triunfalmente el comunicado. Espero que aclaréis si los nuevos recortes, el aumento de la ratio y con ella los nuevos despidos de miles de profesores son algunos de estos "aspectos muy positivos".

Por favor, no nos vendáis triunfos, logros, lucha y una unidad que a día de hoy son totalmente inexistentes, porque la mentira que contáis en este comunicado es tan grosera como ridícula. Si tuvierais algo de dignidad no asumiríais una derrota como la que estamos viviendo hoy sin luchar. Quizá mis compañeros y yo nos iríamos al paro igualmente, pero al menos orgullosos, con la conciencia tranquila y la dignidad intacta por haber dado la batalla hasta el último día.

No sé cómo vais a hacer a partir de ahora para poder dormir por las noches. Yo no soportaría la idea. Debemos, sin duda, ser muy distintos en esto.

Y dicho esto me despido para siempre. Os deseo que el futuro de este tipo de sindicalismo tan alejado del que siempre ha luchado para que hoy tengamos los derechos que tan fácilmente nos estamos dejando arrebatar no esté ligado al de la Escuela Pública, porque lo auguro muy negro.

Mi respeto, de momento, ya lo habéis perdido para siempre. Nunca supuse que estuviéseis tan cerca de ser parte del problema y tan lejos de ser capaces de ofrecer un cauce desde el que construir juntos una solución.

Os llevaré en el recuerdo allá adonde vaya.

Hasta nunca CCOO, UGT, STEM (por no hablar de vuestros interesados e intermitentes aliados ANPE y CSIF)

PD.: gracias a por cederme este espacio para expresarme libremente. Espero que vosotros no cometáis el error de adoptar la misma postura conformista, tibia y falta de compromiso que han demostrado los sindicatos de educación madrileños y la denominada Plataforma por la Escuela Pública.

Creo que todos deberíamos dejar de dar credibilidad a las siglas por lo que un día representaron y empezar a valorar en su justa medida las acciones y nivel real de compromiso y lucha actuales de las organizaciones sindicales y de las asociaciones y plataformas de todo tipo. Quizá si fuera así un comunicado como este no merecería ser colgado en público más que para ser contestado duramente por todos.

Un saludo.

Fuente: http://asambleaiesarturosoria.blogspot.com.es/2012/06/carta-abierta-la-plataforma-regional.html