sábado, 16 de junio de 2012

La huelga de profes, una de las claves de la caída del gobierno navarro según Gara


Más de la mitad de profesores pararon el 29-M
Caída histórica de los ingresos de la Hacienda Foral 

La mayor movilización social en décadas ha sido el ariete que derribó el Gobierno. Navarra ha vivido en estos últimos doce meses un nivel de movilización social desconocido en décadas. Ha sido la gente, con su protesta, la que ha llevado a PSN a una situación incómoda, de la que solo podía escapar tirando los trastos a sus socios. Al final, Roberto Jiménez ha tensado tanto la cuerda que quien rompió fue Yolanda Barcina.

Por muchas detenciones que se hayan producido, la evidencia de que la huelga del 29-M tuvo un seguimiento de enormes proporciones ha salido a la luz. Esta huelga general fue solo un punto de partida. La movilización de los últimos meses ha tenido y tiene un protagonista que destaca: la comunidad educativa. El consejero Iribas encajó tres huelgas generales en apenas diez días. La primera se celebró en todo el Estado. Los datos de Navarra destacaron sobre todos los demás, reconociendo el Gobierno que más de la mitad de los profesores pararon (el doble que el resto). Viendo lo que suponía aquello, para los dos paros siguientes el consejero decidió saltarse a la torera la objetividad y tirar por lo bajo. No era creíble. Las protestas, a cada cual más imaginativa, arreciaban centro por centro. Ha habido decenas de encierros amparados por los claustros de colegios e institutos y un sinfín de reivindicaciones. Iban tan rápido, que este periódico no pudo dar cuenta ni de la tercera parte. Y no eran solo profesores los que se encerraban. Ahí estaban también los padres y madres peleando por el futuro de sus hijos. La huelga de toda la función pública del 31 fue también espectacular: miles y miles salieron en manifestación. A LAB, como sindicato mayoritario entre los funcionarios, le tocaba liderar y ha sabido arrastrar. Primero fue LAB, pero luego CCOO llegó a pedir la dimisión del Gobierno.

Una mala lectura que se ha hecho de la movilización educativa es menospreciar su fuerza en la Ribera navarra. Si bien es cierto que la implicación fue mayor en el norte de Navarra, un seguimiento de un tercio del profesorado en el sur supone un golpe crítico, sobre todo, porque son muchos votantes y exvotantes de PSN los que han optado por la calle. Y han salido con ganas. Muestra de ello es la caminata que iniciaron en Tudela el domingo y que llega mañana a Pamplona.

El otro pilar que se ha tambalaeado por las reivindicaciones ciudadanas es el de bienestar social (cartera en posesión de PSN). Lo que más ha dolido, de nuevo, han sido los encierros en Tudela, Villava, Sarriguren, Berriozar y Pamplona, así como los miles de discapacitados que salieron también a la calle.

Y, debajo de todo, otro motor: el paro. Los navarros han entendido que los 50.000 parados bien merecen tumbar a un Gobierno. Y, en realidad, lo han conseguido. A.I.

Fuente: http://www.gara.net/paperezkoa/20120616/347301/es/Barcina-tumba-Jimenez-que-puede-devolver-golpe-consistorios

1 comentario:

marga de tudela dijo...

AUPA, POR LA ENSEÑANZA PUBLICA DE CALIDAD, QUE ES LA QUE YO HE RECIBIDO Y ME GUSTARÍA QUE LA TUVIESEN MIS HIJOS.