miércoles, 12 de septiembre de 2012

Bilingüismo en las escuelas de Madrid: hablan los damnificados


Por su pésimo planteamiento el programa empobrece el vocabulario científico de los alumnos y destroza su nivel en Conocimiento del Medio sin conseguir que aprendan inglés

La historia de hoy no ofrece nombres concretos, con lo que va a quedar como el típico y nebuloso "me contó un amigo que tenía un familiar que conocía a alguien que...", somos consciente de ello, pero de ningún modo podemos permitirnos el traer aquí identidades de nadie; si os sirve de algo, os diremos que, aunque esté envuelto en esta imprecisión, el caso es bien real, baste esto para quien quera creerlo.

El asunto es el siguiente: un simpatizante de PICAM charlaba ayer con una persona cuya familia tiene unos amigos con un hijo de nueve años escolarizado en un colegio público bilingüe, opción que en el barrio donde viven es prácticamente la única. Se da la circunstancia de que, por una serie de razones, a este niño se le están atragantando los estudios por culpa del inglés, que le pesa como una losa y le hace llevar a casa los suspensos de siete en siete y de ocho en ocho. Hasta hace poco, había recibido su educación como no nos cansaremos de repetir que es lo lógico en una persona de esa edad, o sea, en su lengua materna, que es la que se habla en su familia y en la calle, y que en su caso resulta ser una despreciable jerigonza en retroceso hablada por 400.000.000 de almas y que recibe el nombre de español, y mientras estuvo así le fue bien, pero... Pero un buen día le tocó tropezar con la lamentable, perniciosa e irresponsable chapuza del bilingüismo por narices y en momento inadecuado que padecemos en Madrid y ahí se hundió el pobre niño. En conclusión: un niño real, de carne y hueso, condenado no solo al suspenso sino también a ver estancada su formación en un momento crucial porque a unos políticos ineptos, ambiciosos e ignorantes se les ha ocurrido adornar su currículum con la medalla del Bilingüismo en la Escuela, que brilla con los mismos fulgores de las chapas de hojalata que llevaban los chorizos de antaño: unos fulgores falsos, a la par que demagógicos y dañinos para los más débiles y los supuestos destinatarios del servicio educativo: los alumnos.

Desde PICAM nos consta que en Madrid muchos escolares están sufriendo el mismo problema que este y que reciben malamente -ni en inglés, ni en español, ni ná de ná- caudales importantes de su formación en un supuesto programa bilingüe; me consta que en Madrid muchos niños están remontando el bilingüismo con arduos esfuerzos de salmones río arriba a base de empollarse en casa la lección primero en francés o inglés y luego en su aún no plenamente adquirida lengua materna; me consta que en otros casos ese esfuerzo alcanza también a los padres; nos consta que muchos centros se acogen al programa bilingüe bajo la esperanza tan falsa como inicua de seleccionar así al alumnado; NOS consta que muchos otros, al contrario, se acogen por miedo a convertirse en centros marginales, miedo que está siendo propalado por la Administración con la diligente complicidad de los equipos directivos y los consejos escolares; me consta que, aun así, los resultados del bilingüismo están siendo claramente insatisfactorios; creemos que la mejora en idiomas podría obtenerse igual o mejor si la Administración apoyase de verdad la exigencia y la excelencia y ofreciendo horas de clase complementarias en este idioma con la exigencia adecuada, en lugar de fomentar el aprobado fácil, aberrante mal que trajo la LOGSE y del que ningún gobernante, sea del signo político que sea, se quiere desprender, vendidos como están todos al espejismo del falseamiento de los resultados, a pesar de las probadas nefastas consecuencias que esto está teniendo...

Todo esto nos consta a muchos, incluso a los dirigentes que están vendiendo esa estafa del bilingüismo, como nos consta a todos lo absurdo y ridículo de postergar, en la propia España, una lengua tan rica e importante como el español en etapas esenciales de la formación de nuestros niños y adolescentes. Y esto, ¿para qué? Para que cuatro demagogos se sientan más fashion y crean que con ello van a ganar más votos: un precio demasiado alto para tan miserable mercancía.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Todo muy bien, de acuerdo, pero una preguntita: Si el aberrante aprobado fácil de la Logse es tal, ¿cómo es que el FRACASO ESCOLAR ES BRUTAL? Eso es un tópico que sorprende en una plataforma de interninios

Anónimo dijo...

El aprobado facil durante Primaria y primer ciclo de Secundaria desemboca en fracaso para titular en la ESO y Bachillerato.

Anónimo dijo...

El aprobado facil en las etapas primeras desemboca en fracaso al final.

Anónimo dijo...

La precoz academización del sistema educativo, la falta de atención a los niños con dificultades de aprendizaje y la escasa/anticuada/heterónoma formación del profesorado de infantil, primaria y secundaria MÁS EL DESCEREBRADO PLANTEAMIENTO DE LA DERECHA DE ESTA COMUNIDAD desembocan en el fracaso final

Analytic Bastard dijo...

Los maestros sois patéticos

Anónimo dijo...

El bilingüismo es pura fachada para conseguir votos la extrema derecha. Les importa poco que los ciudadanos esten preparados para la vida laboral, mejor dicho, si les importa, mejor que no estén preparados. No hay derecho a este abuso de autoridad, y los españoles no se lo podemos permitir.

aglaecwer dijo...

El fracaso es alto porque la LOGSE es como un tobogán engrasado: si no quieres trabajar, se te da todo tipo de adaptaciones, diversificaciones, compensaciones, y PCPIs, reduciendo cada vez más el nivel de exigencia, y promoviendo cada vez más la picaresca. Muchos alumnos ven el fracaso como una recompensa: "Profe, el año que viene quiero ir a diver/PCPI".

Por supuesto, hay un porcentaje MARGINAL de alumnos que necesitan esos programas. En el perverso sistema LOGSE, se canalizan más y más alumnos en esas direcciones. Y las repeticiones de curso... simplemente, un porcentaje bestial de alumnos que caen en ello. El fracaso de este modelo es estrepitoso, y la culpa no es la falta de medios ni tampoco el esfuerzo de los profesores (puedo dar fe de ambas cosas). Es un sistema perverso.

Una entrada muy razonable, muchas gracias. Seguiré este blog.