miércoles, 12 de junio de 2013

Despido masivo de maestros en la enseñanza pública madrileña

  • Miles de profesores de Primaria no volverán a las aulas en septiembre dejando atrás años de experiencia y varias oposiciones aprobadas sin plaza.
  • La consejería manipuló datos sobre aspirantes a profesor suspensos para desprestigiar a un colectivo cuyas movilizaciones despertaron una corriente de solidaridad de padres y alumnos un año atrás.

Finales de junio. Miles de profesores interinos compatibilizan el trabajo corrigiendo controles y las evaluaciones con interminables tardes de estudio y preparación de sus propios exámenes de oposición. Muchos no volverán a trabajar jamás. Un cambio en la baremación de las listas de interinos decidido de forma unilateral por la Comunidad de Madrid ha rebajado casi toda la puntuación que obtenían por su experiencia docente acumulada. Este cambio, unido a que el sistema de oposición se basa en la valoración subjetiva de un conjunto de pruebas por parte de un tribunal, a diferencia de otras oposiciones basadas en tests, hará que un mal día en el examen sea el punto y final a miles de dilatadas carreras docentes. Estudiar no siempre garantiza aprobar.

La pretendida apuesta de la consejera de Educación Lucía Figar por elegir a “los mejores” es la excusa de una nueva rebaja salarial. Se trata de reemplazar al profesorado interino más experimentado por otro inexperto que no cobre complementos de antigüedad. Una burla en toda regla al EBEP. Para neutralizar cualquier tipo de oposición a esta y otras medidas últimamente se han utilizado medios diversos que han ido en la dirección de romper la solidaridad y confianza entre padres, profesores y alumnos. Destacamos la difamación al profesorado mediante el conocido anecdotario (sic.) que recogía respuestas disparatadas de opositores suspensos, la contratación de profesores a dedo mediante anuncios por palabras en Internet o las continuas represalias a docentes y equipos directivos que alzaron la voz contra tanto despropósito.

Desde PICAM queremos aclarar ante la opinión pública las siguientes cuestiones:

Si consideramos la elaboración del anecdotario, elevado por Lucía Figar a la más respetable categoría de “informe” nos encontramos con que el método de recogida de datos es claramente sesgado y bajo ningún concepto su muestra puede ser tomada como representativa de los conocimientos medios del profesorado de Madrid. No se avisó a los tribunales de oposiciones para que agrupasen el tipo o porcentaje de errores por cada pregunta. A falta de más explicaciones parece claro que la Comunidad de Madrid incluyó deliberadamente en el estudio aquellos tribunales con notas muy bajas para propiciar el linchamiento y el desprestigio de la enseñanza pública y sus profesores frente a la concertada.

Respecto al programa de bilingüismo escolar, se trata de una verdadera estafa pedagógica que ha dilapidado millones de euros y acabado con cualquier rastro de conocimiento científico profundo en los alumnos allá donde fue aplicada. Socava la calidad de la enseñanza sin conseguir una mínima competencia comunicativa en inglés de los escolares debido a su pésimo planteamiento. Mientras se rechaza cualquier tipo de evaluación externa del programa siguen las supresiones y “fusiones” (eufemismo de nuevo cuño) de centros escolares a lo largo de toda la Comunidad.

Por último respecto a las represalias, tras los traslados forzosos y los expedientes a equipos directivos al inicio del curso pasado hoy la Marea Verde debe afrontar el expediente a dos profesoras del IES Vallecas a las que se les fabricó una acusación por mobbing por cuestionar en una conversación informal la política de contrataciones a dedo de la Consejería.

Para terminar en el episodio más reciente de desprecio al profesorado de la enseñanza pública madrileña Lucía Figar ha rechazado la recomendación de su compañera de partido y Defensora del Pueblo para que negocie el cambio en el baremo de interinos. Desde la Plataforma de Interinos de la Comunidad de Madrid (PICAM) hacemos un llamamiento a padres, profesores y alumnos para responder conjuntamente ante todas y cada una de las agresiones que la enseñanza pública madrileña está sufriendo en los últimos tiempos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Esta situación resulta realmente intolerable, no queda otra salida salvo la movilización continua pero, sobre todo, organizada. Estamos ante un claro cambio de modelo educativo que sólo traerá recesión y desigualdad y un ataque feroz a la enseñanza pública y a su plantilla.